Serie Max Lomas

La serie, de novela negra más que policiaca, se centra en las peripecias del protagonista y narrador, contadas según el orden cronológico de los sucesos. Actualmente está en desarrollo, con un libro disponible en librerías, dos ya escritos y otro en proceso de creación. Está previsto que los cuatro vayan apareciendo en un plazo relativamente breve en la editorial Siruela.

En su conjunto cuentan una sola historia: la de la vida de Max Lomas, un cínico romántico, entre finales de los 80, cuando es guardaespaldas en el País Vasco, y 2005, época en la que la corrupción económica y el crimen campan a sus anchas en Madrid. Un recorrido tan dinámico como visual por las cloacas de la política, por las capas más altas y las más bajas de la sociedad, por el amor y el desamor.

La suma de un estilo seco y preciso, a veces teñido de lirismo; unos diálogos vivos y demoledores, cargados de ironía, profundos y divertidos a partes iguales; una acción a menudo trepidante, que nos lleva al terrorismo etarra, las peleas de perros, el mundo del hampa o la pederastia; y un humor que la distingue de otras novelas de su género, hacen que el lector disfrute cada capítulo de esta serie con referencias literarias, cinematográficas, musicales y del mundo del comic.

Una escritura fresca y directa, con un personaje arquetípico y un humor melancólico y a veces salvaje, que nos recuerda a Ross Macdonald y Boris Vian.

Una novela publicada, Yo fumo para olvidar que tú bebes (Siruela, 2020), dos ya escritas y otra en proceso de escritura. La segunda, Mi precio es ninguno (1ª ed. 1996), se ha corregido para dar mayor coherencia al conjunto.

 

Las imágenes de cubierta que aquí presentamos, excepto la primera, son ficticias, pendientes de realización por el equipo de diseño de la editorial Siruela.

Yo fumo para olvidar que tú bebes

El principio de todo, en 1998: en Madrid Max, con veinticinco años, se enamora de Elsa, una guapa camarera de veinte, nada más verla. En el País Vasco trabaja como guardaespaldas de un profesor amenazado por ETA. Su binomio, García, ambicioso y temperamental, pronto empieza a plantearse a qué lado de la línea que separa el crimen de la ley conviene situarse. El interés de García por Elsa lo complicará todo.

 

Más información

YA EN LIBRERÍAS.

Mi precio es ninguno

Estamos en 1996. Seis años enterrado en un tugurio, El Gato Azul, dedicado a la bebida, Max parece estar siguiendo la máxima epicúrea de «vive oculto». No pierde, sin embargo, la esperanza de saldar las cuentas del pasado. Y, efectivamente, una noche termina reapareciendo Elsa, que necesita su ayuda para salvar a Rosa, su hermana, de las garras de García. Sin saber si puede fiarse de ella, Max decide socorrerla, sabiendo que va a ser difícil escapar de la tragedia.

 

En preparación (imagen ficticia)

Demasiado no es suficiente

Destrozado, convertido en una sombra, Max ha pasado años de soledad y amargura entre Colombia, México e Irak. A su vuelta, a finales de 2004, elige otro bar en Madrid en el que seguir ahogando sus penas. Allí le encuentra Robocop, excompañero en el País Vasco, y ahora al servicio de SK, un corrupto hombre de negocios que le ofrece una suma astronómica por jugarse la vida y rescatar a Sibila, su hija, en poder de la mafia búlgara.

 

En preparación (imagen ficticia)

Las tres heridas

La cuarta entrega arranca en marzo de 2005, justo a continuación del final de la tercera. Max se enfrenta a una mafia que prostituye a mujeres nigerianas en Madrid. 

 

En proyecto (imagen ficticia)

En fase de escritura. Título provisional.

Yo fumo para olvidar que tú bebes

El principio de todo, en 1998: en Madrid Max, con veinticinco años, se enamora de Elsa, una guapa camarera de veinte, nada más verla. En el País Vasco trabaja como guardaespaldas de un profesor amenazado por ETA. Su binomio, García, ambicioso y temperamental, pronto empieza a plantearse a qué lado de la línea que separa el crimen de la ley conviene situarse. El interés de García por Elsa lo complicará todo.

 

YA EN LIBRERÍAS

Mi precio es ninguno

Estamos en 1996. Seis años enterrado en un tugurio, El Gato Azul, dedicado a la bebida, Max parece estar siguiendo la máxima epicúrea de «vive oculto». No pierde, sin embargo, la esperanza de saldar las cuentas del pasado. Y, efectivamente, una noche termina reapareciendo Elsa, que necesita su ayuda para salvar a Rosa, su hermana, de las garras de García. Sin saber si puede fiarse de ella, Max decide socorrerla, sabiendo que va a ser difícil escapar de la tragedia.

 

En preparación (imagen ficticia)

Demasiado no es suficiente

Destrozado, convertido en una sombra, Max ha pasado años de soledad y amargura entre Colombia, México e Irak. A su vuelta, a finales de 2004, elige otro bar en Madrid en el que seguir ahogando sus penas. Allí le encuentra Robocop, excompañero en el País Vasco, y ahora al servicio de SK, un corrupto hombre de negocios que le ofrece una suma astronómica por jugarse la vida y rescatar a Sibila, su hija, en poder de la mafia búlgara.

 

En preparación (imagen ficticia)

Las tres heridas

La cuarta entrega arranca en marzo de 2005, justo a continuación del final de la tercera. Max se enfrenta a una mafia que prostituye a mujeres nigerianas en Madrid.

 

En proyecto (imagen ficticia)

En fase de escritura. Título provisional.

Personajes

Máximo Lomas

Guapo, agnóstico, cínico, culto y sentimental. Descreído y con un código ético propio, Max rechaza el mundo de sus padres, millonarios sin moral. En un asalto sufrido en Sudáfrica descubrió que lo suyo es la acción y el peligro, no las Bellas Artes o la Filología.

Elsa Arroyo

Despampanante, desconcertante y de armas tomar, es el gran amor de Max. Abandonada de niña a la puerta de un convento, aprendió a defenderse sola. Haría lo que fuera por proteger a su hermana pequeña, Rosa.

García

Hijo de un sastre, con mucha labia y pocos escrúpulos, binomio de Max en el País Vasco. Quiere ascender en la escala social, sin importarle el precio. Trabajar de escolta defendiendo la ley no es precisamente lo que Alfredo García espera de la vida.

Los padres de Max

Elegantes y algo snobs, forman un matrimonio de conveniencia en el que él ejerce de Don Juan, mientras ella mira a otra parte para mantener su vida de lujo y apariencia.

Rosa

Hermana pequeña de Elsa, tan atractiva como ella y acostumbrada a meterse en problemas. El más grave, junto a su novio Godo, traficante de poca monta.

Robocop

Alias de Federico, compañero de Max y García en el País Vasco, tan corpulento como simplón. Sus caminos se volverán a cruzar más adelante.

El Manco

Uno de los ‘muñones’ de García, capaz de adivinar el grupo sanguíneo catando la sangre. En la frente, a modo de diana, exhibe las cicatrices originadas por los cabezazos que da en las peleas.

SK

Solomon Kirschenbaum, anciano millonario de origen judío, socio y vecino del padre de Max. El dinero y el poder son en su opinión la medida de todas las cosas. Max le conoce desde pequeño, y procura mantenerse lejos de él.

Jari

Joven quinqui, pretendiente de Elsa. Cuando Max la conoce, Jari, con la ayuda de su pequeña banda, se enfrenta a él.

Toni

Joven poliomelítico, camarero de El Gato Azul, con el que Max pasa las horas muertas, y al que aprecia.

Inés

Hermana de Max; vive en el extranjero, también desapegada de la familia. A consecuencia de un brote psicótico perdió una pierna, aunque no su encanto.

Holly

Hija de SK y de su primera mujer, Carmina. Atractiva, perdida en un mar de inseguridades, se enamoró de Max siendo una niña.

Renata

Segunda mujer de SK, mucho más joven. Tarde o temprano, una bella pelirroja tiene que aparecer en una serie negra.

Chucky

También conocido como Demian, un enano psicópata, amante de Holly y empleado por SK en sus turbios asuntos.

Tolo

Dueño del Bar Tolo, un tipo anodino, aficionado a las páginas de sucesos. Su hija, Josefina, quiere, con su esfuerzo, alcanzar algo mejor que llevar un bar de mala muerte.

Chilikov

Jefe de la mafia búlgara, dedicado a la trata de blancas, robo de coches y venta de drogas en las discotecas.

Sibila

Hija de SK y de Renata. Apenas una niña, marcada desde muy pronto por la desgracia.

Sunny

Nigeriano que vigila el material de una obra, explotado por el clan gitano del Pichibomba.

Share This