La jauría y la niebla: entrevistas  

"El acoso escolar es una derrota de la educación y de la sociedad" .

Por Blanca Espacio. El Periódico de Catalunya, 23 de marzo de 2009.

 

[Librería Bertrand. A las 19.00 horas. Rambla de Catalunya, 37. Barcelona.]

Martín Casariego (Madrid, 1962) tiene un currículo de amplio espectro. Una decena de novelas, relatos, un ensayo, cuentos infantiles y varios guiones de cine, como Amo tu cama rica . Hoy presenta La jauría y la niebla, una novela tejida con tres historias que tienen como eje el acoso escolar y que sucede en Euskadi. Le acompañará Empar Fernández, escritora y profesora.

-¿Por qué el tema del acoso?
--La violencia que ejerce el grupo sobre el individuo es un gran tema del ser humano. Y el acoso escolar es más doloroso por quién lo sufre, los niños, y por el valor simbólico de dónde lo sufren: en los colegios, el lugar para aprender a convivir. El acoso simboliza la derrota de la educación y de la sociedad.

-¿Por qué en el País Vasco?
--Porque allí mucha gente vive acosada, no puede hablar ni actuar con libertad. Y eso, como paisaje de fondo, da más fuerza a la historia e invita a reflexionar que la violencia no termina en la escuela.

-Acoso escolar y País Vasco recuerdan a Jokin, el adolescente que se suicidó en el 2004.
--Pensé la historia antes de este dramático suceso y, al escribirla, intenté alejarme del caso por respeto a la familia. La novela transcurre en el País Vasco a pesar del caso Jokin .

-¿Por qué ese título?
--La jauría es la manada de lobos acosadores. La niebla es el aliento de los lobos, la amenaza, el miedo.

-¿Hay más acoso ahora que antes?
--No creo que haya más, pero sí está más estudiado, le hemos puesto nombre, hablamos de él. Y eso es bueno, porque somos más conscientes del peligro y más sensibles.

-Pero ahora existe internet.
--Las nuevas tecnologías significan una vuelta de tuerca más. Para las víctimas, lo peor es el dolor psicológico, la vergüenza. Si su acoso se hace público con escarnio, el dolor se agiganta, es más humillante.

-¿Qué hay de los acosadores?
-Algunos alegan que su víctima se lo merece, que se lo busca. Actúan movidos por el "O pisas o te pisan". Otros, simplemente, son sádicos que disfrutan con el dolor ajeno.

-Hablemos de los padres.
--La reacción habitual de los padres de acosadores es defender a sus hijos, negarlo todo, decir que el otro exagera, que algo habrá hecho... Puedes entenderlo, pero es el peor camino para educarles.

-¿Y los profesores?
-En la novela hay de todo. Desde el profesor que justifica el acoso a la tutora bienintencionada que no quiere líos. Yo soy novelista, no emito juicios, pero la escuela tiene una gran responsabilidad, como los padres y la sociedad. Cuando algo así sucede, todos fallamos.