Un amigo así: entrevistas (4 de 5) 1 2 3 5

 

"Martín Casariego: encuentro digital 4 de junio de 2013".

En el periódico El Mundo (elmundo.es), respondió en directo.

Pregunta: He leido varios de tus libros y todos me han gustado, sobre todo ese toque de humor, ¿Lo encontraremos también en "Un amigo así"?
Respuesta: No es de mis libros con más humor, aunque tiene algo... Creo que el humor es una de las defensas más inteligentes ante la vida, y además, forma parte importante de la amistad. Lucas hace chistes malos, y al que más gracia le hacen es a José...

P.- ¿Por qué esta novela ahora?
R.- Porque llevaba varias con historias de amor, y me apetecía una de amistad. Y porque en "Un amigo así" se habla del fin de una época, de la prensa escrita... y eso es algo que, lógicamente, me preocupa mucho últimamente.

P.- Hola, ¿qué hay de ti en los personajes?
R.- Siempre hay algo de ti cuando escribes, aunque te escondas. Yo quisiera conservar la ingenuidad de José, y su capacidad de perdonar, porque creo que se vive mejor siendo así. Y de Lucas... bueno, algunos hablan catalán en la intimidad, y en la intimidad yo lo que hago son chistes malos como los de Lucas. Aparte de eso, creo, como ellos y como los alpinistas, que las cosas que cuestan son las que valen la pena.

P.- ¿A qué escritores admiras? ¿Cuáles son las novelas que más veces has leído?
R.- A muchos... Below, Graham Greene, Kafka, Ford Madox Ford, Bioy Casares, Camus... He leído varias veces libros como "El buen soldado", "El corazón de las tinieblas", "El extranjero", "El americano impasible"... Y no quiero olvidarme de "Orzowei", una maravillosa novela juvenil de Manzi, una de esas novelas juveniles para cualquier edad.

P.- Hola Martín. Enhorabuena por tu carrera y por esos libros que se han hecho imprescindibles en mi vida y ahora en la de mis hijos. No me he comprado aún "Un amigo así". ¿Puedes decirme qué cosas nuevas vamos a encontrar los que te tenemos entre nuestros escritores de cabecera? Un abrazo. Carlos G. Hirschfeld.
R.- Gracias, Carlos... ¡y corre a comprarla, que se acaba!... Es una novela diferente de las otras, porque habla de la amistad, del alpinismo como metáfora de la vida y de Europa, del fin de una época, de los periódicos, de temas, en fin, nuevos para mí... Es mi novela más literaria, en cierto modo, y la más "deportiva", si se me permite decirlo así... Yo estoy especialmente satisfecho de ella, porque creo que en cierto sentido es mi obra más madura. He tardado dos años en escribirla, en parte por la labor de documentación, pero esa labor es también lo que ha hecho su escritura apasionante. Ojalá lo sea también la lectura....

P.- ¿Le gustaría ser un escritor más popular, más mediático?
R.- No exactamente. Me gustaría vender el número de libros suficiente como para vivir de lo que escribo, cosa que he podido hacer hasta ahora, pero, tal como está todo... Ser mediático, que me conozcan, no es mi objetivo... ¡y mucho menos sería que me hicieran fotos por la calle! Que me lean, sí. Y sobre todo, mi objetivo al escribir es hacer libros que alguien, algún día, citara al lado de los que a mí me gustan.

P.- Hola Sr Casariego, le sigo desde que publico su primera novela "Que te voy a contar" y he disfrutado mucho con cada nuevo trabajo. ya estoy deseando poder leer "Un amigo asi". Le queria preguntar, y me imagino que no sere el unico, ¿cuando piensa retomar a los personajes Rosemary y demás de "Que te voy a contar? un saludo, Abel.
R.- Es una pregunta dolorosa, en cierto modo... porque yo llevaba años queriendo retomar a Antón y Rosemary, hasta que por fin me decidí a hacerlo. Y estuve cerca de dos años escribiendo "Que no sepas ya", la continuación, después de "La jauría y la niebla". Y el resultado no acabó de convencerme, y la guardé en un cajón. No sé si algún día la rescataré, para ver qué hacer con ella. Por eso he tardado cuatro años en publicar desde "La jauría y la niebla": dos años para ese intento fallido, y dos para "Un amigo así". Y como incluso yo sé, dos y dos son cuatro...

P.- Estimado Martín, después de conocerte hará muchos años con "Y decirte una estupidez...", pasé a "Algunas chicas son como todas", "Qué te voy a contar", etc... Desde "La primavera corta, el largo invierno" he notado una tremenda evolución, pero echo de menos el tono de "Mi precio es ninguno"...recordarla tantos años después con nostalgia es sinonimo de un buen trabajo, sería posible algún día una vuelta por ese tono de aquellos años? En nada nos vemos en "Un amigo así". Un abrazo!
R.- Hablaba antes de la continuación de "Qué te voy a contar", y ahora me planteas la de "Mi precio es ninguno"... cuya continuación también me he planteado a menudo, pues es una novela que me gusta por ese humor cínico y romántico que tiene. Yo te recomiendo que, mientras tanto, leas "Un amigo así", claro, pero pese a lo de "Qué te voy a contar", creo que acabaré recuperando a Max Lomas...

P.- Enhorabuena por la novela, me ha guistado mucho. ¿Crees que existe la amistad pura, sin grietas? ¿Y cómo se hace para mantener la tensión aunque se sepa desde la primera página que uno de los protagonistas muere? Muchas gracias
R.- Gracias. Hice una primera versión en la que la amistad era más pura, más limpia e inocente, y según iba corrigiendo, según José y Lucas iban subiendo hacia el Mont Blanc, yo fui bajando a la tierra y la amistad empezó a tener alguna grieta. Decidí revelar que José va a morir para captar la atención del lector: va a pasar algo fuerte... Pero cuando se sabe eso, surgen otras preguntas: ¿cómo muere? ¿Por qué? Y eso va manteniendo la intriga. En "La hija del coronel" hice algo parecido: cuando empieza, un legionario mata a otro y a una mujer a tiros. Pero no revelaba quién era el asesino ni quién las víctimas. Ahí las preguntas eran "Por qué" y "Quiénes".

P.- Buenas tardes Martín. Me compré tu novela en la Feria del Libro, y encima dedicada por ti. Ya me la he acabado y tengo que felicitarte, me ha parecido maravillosa. En otras novelas tuyas el amor es el protagonista, en esta la amistad ¿Tú que prefieres, un amor apasionado o una amistad sin grietas? Un abrazo y muchas gracias. Una admiradora.
R.- Mil gracias a ti, y qué alivio, no me buscarás para que te devuelva el dinero... Me parece que me estás preguntando qué edad tengo; ahora creo que vale más la amistad sin grietas que un amor apasionado, pero hace veinticinco años hubiera respondido lo contrario. Lo bueno es que la vida da para las dos cosas...

P.- Estimado Matín, me llamo Pablo Paredes (de Valladolid, aunque ahora vivo en Miami), y antes de nada quiero darte las gracias, porque mi adolescencia fue inolvidable, en parte gracias a libros como "Y decirte alguna estupidez...", "Que poca prisa se da el amor", o "El chico que imitaba a Roberto Carlos"; GRACIAS. Mi pregunta es: ¿Cómo ha sido el proceso evolutivo de pasar de escribir novelas de temática adolescente siendo adulto a escribir novelas para un público adulto? Muchas gracias por su legado, ¡supongo que ne seré el único que le ha dado las gracias! :)
R.- Gracias a ti, Pablo. Yo estoy orgulloso de esas novelas juveniles, porque las he escrito con la ilusión de que pudieran gustar a un chico de catorce años o a una persona de cuarenta. En realidad, no podría haberlas escrito si no me gustaran a mí, y por eso el cambio es menos brusco de lo que parece. Al escribir, comprendes que la historia importa, sí, pero que el verdadero problema empieza al pasar un argumento a una hoja, al plantearte cómo hacerlo, al empezar a elegir una opción frente a cincuenta, una y otra vez... y en eso estriba la dificultad de escribir, pero también el placer, y es igual para cualquier novela, sea juvenil o no. Yo pienso que las novelas juveniles son para jóvenes de 12 a noventa años...

P.- Nunca he leído una novela suya. ¿Por cuál me recomendaría empezar?
R.- Sinceramente, yo le recomendaría empezar por el final, por "Un amigo así". Los finales son siempre el principio de algo.

P.-  Hola, Martín, buenas tardes. ¿A qué crees que se debe que varias personas de tu familia se dediquen a la literatura? ¿Cuando erais pequeños os incentivaban a escribir de alguna manera?
R.- Me lo he preguntado muchas veces, y no estoy seguro. Sin duda, porque todos (padres, hermanos mayores, hermanos pequeños) leíamos mucho (incluido el periódico). También, porque uno, Pedro, empezó a hacerlo. Y sin duda hay otros motivos, más difíciles de determinar. Nuestros padres no nos incentivaban para escribir, pero tampoco nos pusieron pegas cuando decidimos hacerlo. Habría sido inútil, y además, la culpa es suya, nos regalaban libros, leían delante de nosotros, no recuerdo que criticaran ninguna de nuestras lecturas, aunque fuera un cómic de Spiderman...

P.-  "Te quiero, porque llevas la toalla al toallero y el cuchillo al corazón del enemigo" es un verso de su hermano Pedro que me gusta mucho. Podría decir uno que le guste especialmente a usted?
R.- Sí, esos versos me gustan mucho a mí también. "No me des un beso inteligente: no quiero un beso cruel", o "Nuestras propias palabras nos impiden hablar. Parecía imposible: nuestras propias palabras", por ejemplo. Y como poema entero, creo que "Te quiero porque tu corazón es barato" es uno de los mejores poemas en español del siglo XX. Bueno, de cualquier siglo...

P.-  ¿Es usted montañero o lo ha sido? ¿Qué cree que se obtiene de placentero escalando? Creo que se celebran ahora los 60 años de la llegada al Himalaya, ¿le gustaría hacer la ascensión?
R.- No he sido montañero, para escribir "Un amigo así" he tenido que leer mucho, hablar con montañeros, ver fotografías, documentales, películas... Creo que el placer que se obtiene es el de probarse a uno mismo, el de vencer las dificultades... de todo ello (y de mucho más, claro) se habla en "Un amigo así". No me veo capaz de subir al Himalaya, y mucho menos de la forma que valdría la pena hacerlo, como un verdadero alpinista. A un tipo como Messner le admiro mucho, le respeto, pero, a la vez, me parece algo así como un extraterrestre.

P.- ¿Por qué ha pasado tanto tiempo desde su anterior novela? O, al menos, a mí se me ha hecho largo....
R.- Lo explicaba antes, estuve dos años escribiendo una continuación de "Qué te voy a contar", que guardé en un cajón sin llevarla a ninguna editorial, porque no me gustaba lo suficiente, y luego he estado otros dos escribiendo "Un amigo así". Me alegro de que no sea el único al que se le ha hecho largo...

P.- ¿Esta novela se podría llevar al cine? ¿imaginas quienes podrían ser los actores?
R.- Se podría llevar al cine, claro, si quisieran hacerlo un productor y un director, pero no es mi novela más cinematográfica (lo son mucho más, por ejemplo, "Mi precio es ninguno" o "La hija del coronel"). No lo he pensado, pero esta noche igual sueño con ello, por tu pregunta...

P.- Acaba de morir un montañero por un accidente parecido al de su novela, que me ha parecido fantástica, ¿la realidad imita a la ficción?
R.- La montaña es terrible, y el consuelo, no sé si suficiente, es que quienes se meten en ella saben a lo que se arriesgan. En mi novela aparece una tumba que hay en Zermat, de un alpinista que murió a los diecisiete años, escalando, con un piolet y esta frase : "I chose to climb". La realidad imita la ficción, y al revés, todavía más. La montaña es terrible, pero es hermosa. Como la vida, ¿no?

Despedida.- Muchas gracias a todos por las preguntas y comentarios, ha sido un placer. Si alguien se ha quedado con ganas de más, le recomiendo que visite la página web unamigoasi.com. Un saludo cordial

 

.