Pisco va a la playa (Anaya, Colección El Duende Verde, 2005. Ilustraciones de Javier Vázquez). Recomendado a partir de 6 años.


Carta al lector: Amigos míos, os voy a contar algo muy personal: entre el tercer libro de Pisco, Pisco y la boda del Capitán Caimán, y el cuarto, Pisco va a la playa, me ha ocurrido algo muy importante: me he casado, y he tenido un hijo. De mi boda os puedo contar que mi viaje de novios fue mucho más tranquilo que el del Capitán Caimán y Marisa del Cerro. Y de mi hijo, que me está enseñando muchas cosas, ¡y eso que todavía no sabe ni hablar! Y es que no solamente los mayores os enseñamos cosas a los pequeños... ¡También los pequeños nos las enseñáis a los mayores!
Pero vayamos al libro... Pisco y Anita están con sus padres de vacaciones, en la playa, y me da en la nariz que Margarita va a ir a verles. No me extrañaría nada que trajera nuevas aventuras del Capitán Caimán y el Lugarteniente Nadie... ¿Alguien se apuesta algo? Y por cierto, alguno se estará preguntando: "¿Por qué Martín Casariego nos llama amigos, si no nos conoce?" Bien, he aquí la respuesta: cuando acabéis el libro, seguro que seréis, igual que yo, amigos del Capitán Caimán, de Marisa del Cerro, del Lugarteniente Nadie y de la Pirata Malasangre... ¡Y los amigos de mis amigos son mis amigos, víboras y escorpiones!
Bueno, ya os dejo con ellos... ¡Hasta pronto!

Primera página:

Había llegado el verano. Pisco tenía tres meses de vacaciones, ¡un montón de tiempo! Y sus padres, un mes entero... ¡Por fin! Habían alquilado un apartamento y se habían ido todos juntos, en coche.